domingo, 26 de abril de 2015

Ya tenemos terminada nuestra cesta. No importa que salga mejor
o peor, lo importante es que hemos realizado, con nuestras manos,
un artículo al que le hemos puesto todo nuestro amor, cariño y
tiempo. Nuestras manos y dedos estarán doloridos, pero ha
merecido la pena. Además hemos hecho honor a esa artesanía,
que al tenerla tan cerca de nosotros, la olvidamos con mucha
facilidad, debido, en gran parte, a que muchas máquinas sustituyen
a las manos sabias de nuestros artesanos, pero debemos sentirnos
orgullosos de haber contribuido a que esa herencia milenaria no se
encuentre en el olvido.




18º.- Ahora nos queda asegurar las varas que ha cubierto el armazón del asa. Para ello cogemos las
puntas, y con ayuda del punzón, las pasamos por el entramado hacia fuera; le damos una vuelta alrededor de la base del asa y la introducimos, por el entramado, hacia el interior. Se sujeta en el entramado y cortamos las puntas sobrantes. Lo mismo hacemos en el otro extremo del asa.

16º.- Se afilan las puntas de la vara del armazón del asa que teníamos curvada. Se quitan las marcas que habíamos introducido en la pared. Ahora introducimos las puntas del armazón del asa hasta el fondo de los costados para afianzarlas.


17º.- Cogemos ocho varas y afilamos las puntas. Estas varas deben ser lo suficientemente largas para que cubra todo el armazón del asa. Introducimos cuatro varas en cada lado del asa. Cogemos cuatro de un lado y la vamos enrollando alrededor del armazón hasta el otro extremo. Hacemos lo mismo con las del otro lado, procurando cubrir todo el armazón. Si quedara algún hueco introducimos otra vara hasta que nos quede completamente cubierto.

14º.- Vamos a hacer un remate sencillo. Para ello doblamos un estambre con el pulgar, lo pasamos por dentro del siguiente, por fuera del tercero y se queda apoyado por dentro del cuarto. Este movimiento lo vamos repitiendo hasta llegar al primero que doblamos.



15º.- Ahora vamos a terminar el borde trenzado entrelazando los últimos estambres; debemos procurar seguir el modelo que traemos. Hay que comprobar que el borde esté igualado por todo el perímetro. Hay que mantener húmedos los estambres de la pared, que son los que estamos entrelazando.

12º.- Cuando hemos alcanzado unos cuatro centímetros de altura en el entramado de la pared soltamos los estambres, que los teníamos atados con una cuerda por las puntas, y abrimos los estambres hacia fuera para ir dando forma a la pared de la cesta. Seguimos trabajando, con el movimiento por fuera y por dentro, hasta alcanzar unos 12 cm. Al llegar a esta altura introducimos un trozo de vara gruesa que habíamos remojado previamente en cada lado de la pared, frente a frente, para marcar los huecos del asa y poder realizarla con menos problemas posteriormente. Seguimos con el movimiento por fuera y por dentro hasta alcanzar unos 20 cm de pared.



Hemos hecho el fondo y la pared de la cesta; para terminarla nos queda realizar el
remate o borde y el asa.
Con esto concluimos nuestra cesta.

REMATE O BORDE Y ASA:

Tenemos que tener en cuenta que el armazón del asa es de mimbre grueso, y lo bastante
largo para introducirlo por los costados de la cesta y formar una curva de unos 19 cm
de altura. Se remoja primero y luego se ata dándole la forma adecuada.

13º.- A medida que avanza el entramado de la pared de la cesta, se trama alrededor de las marcas del asa

10º.- Para añadir una nueva vara la introducimos paralelamente ala que traemos, teniendo en cuenta que tenemos que añadir parte gruesa con parte gruesa y parte fina con parte fina. Seguimos haciendo el entramado presionando con fuerza hacia abajo para que los costados queden rígidos.

11º.- Escogemos 24 varas, que son los estambres de la pared que tenemos, con la misma longitud y grosor. Los cogemos de color blanco para diferenciarlos del entramado anterior. Las vamos introduciendo por detrás de cada estambre de la pared, pasándola por fuera y por dentro  sucesivamente. Recordando que vamos trabajando de derecha a izquierda.

9º.- Espaciamos los estambres hasta dejarlos con una separación mas o menos igual uno de otro.
Escogemos cuatro varas mas finas que los estambres. Estas cuatro varas nos servirán para tapar las
cabezas cortadas de los estambres del fondo. Las cogemos de color oscuro para observar mejor los pasos a seguir, ya que los estambres laterales son de color blanco. Hay que tener en cuenta, que en todo el proceso de trabajo desde ahora hasta el final, lo realizaremos de derecha a izquierda. Introducimos las varas, una a una justo delante de la cabeza del estambre del fondo. Una vez insertadas las cuatro, cogemos la primera y la vamos pasando por encima de las tres restantes introduciéndola hacia dentro por el cuarto estambre de la pared. La sacamos hacia fuera por el hueco siguiente. Este movimiento lo vamos repitiendo hasta llegar a la parte fina de las cuatro varas.

8º.- Una vez introducidos todos los estambres laterales, escogemos la cara del fondo mas convexa.
Seguidamente, ayudado con la cuchilla o el dedo pulgar, vamos doblando hacia arriba todos los estambres uno por uno. Una vez todos doblados lo atamos, con un trozo de cuerda por las puntas y nos quedará como una jaula redonda y alargada.

Hemos concluido la primera fase de la cesta,que es el fondo. A continuación vamos a hacer la pared o
cuerpo de la cesta. Para ello debemos observar con detenimiento el fondo y si contamos los estambres
observaremos que son doce. Como es nuestro primer cesto, escogeremos veinticuatro varetas de color
blanco o natural ( que ya las teníamos previamente en remojo y suficientemente flexibles para ser
trabajadas) . De esta forma, como el entramado del fondo es oscuro, resaltará mas y nos será mas fácil realizar el entramado de la pared o cuerpo de la cesta.
Escogemos veinticuatro varas porque vamos a introducir, en cada estambre del fondo, dos varas.
También escogemos unas veinte varas de color oscuro para separar tramos de la pared y dos trozos de
vara gruesa para señalar los dos puntos, en los estambres de la pared, para realizar el asa.
En esta fase vamos a necesitar, además de las herramientas antes citadas, un cubo con agua. De esta
manera podremos ir mojando, con la mano, los estambres de la pared para que no se sequen según vamos realizando el entretejido. Debemos tener siempre presente que nuestras manos y las varas deben estar siempre húmedas.


LA PARED O CUERPO DE LA CESTA






7º.- Le sacamos punta a los 24 estambres laterales blancos y los vamos insertando a ambos lados de los 12 estambres del fondo. Para facilitar la labor, abrimos espacio al lado de los estambres del fondo con el punzón y vamos introduciendo las varas de una en una.

5º.- Después de darle dos vueltas, se abren los estambres del fondo, para formar una tela de araña. Se
sigue entretejiendo manteniendo los estambres con separación uniforme. El centro se aprieta para ir dando la forma.


6º.- Se sigue entretejiendo hasta que el fondo tenga 19 cm de diámetro. Se cortan los extremos de los
estambres a ras del entramado, y todas las puntas que sobresalgan, con las tijeras de podar

3º.- Se introducen las otras tres varas formando una cruz. Acto seguido se cogen tres varas finas de tejer y se introducen transversalmente a las tres varas metidas para formar la cruz.



4º.- Se sujetan los extremos de las varas del fondo y las varas de tejer con una mano. Se empieza a
entrelazarlas, una por debajo y otra por encima, alrededor de las varas del fondo con toda la firmeza
posible.




sábado, 25 de abril de 2015







A TENER EN CUENTA:

Si se rompe una vara se corta, se coge otra de similar grosor y se inserta junto al roto. Se empuja el nuevo para introducirlo bien en la estructura.
En todos los trabajos de cestería las varas de tejer se unen parte gruesa con parte gruesa y parte fina con parte fina. Esto proporciona una textura uniforme a toda la superficie.
Ya lo tenemos todo preparado para comenzar la primera fase de la cesta, que será el fondo.



EL FONDO

1º.- Se cortan seis varas gruesas de unos 23 cm. Procuramos escogerlas con una curvatura natural que permita dar al fondo la forma de plato invertido









2º.- Se rajan tres varas por el centro con el cuter o navaja y se inserta por la ranura el punzón







RINCON DEL ARTESANO
Vamos a realizar una cesta de 30 cm de ancho y 23 cm de alto, aproximadamente, de
mimbre.
El mimbre lo podemos conseguir de dos formas: saliendo al campo a cortarla o
comprándola en tiendas especializadas. Si vamos a cortarla elegimos el mes de marzo,
que es su época de corte.
Una vez cortada, le quitamos la piel y la dejamos secar unas 48 horas. Si por el contrario
la compramos, nos la podemos encontrar de dos tipos: una de color marrón y otra blanca
o natural. La de color marrón se obtiene cociéndola con la piel, el tanino de ésta impregna
la vara dándole el color. La blanca o natural se obtiene quitándole la piel y dejándola
secar. Ambos procesos se realizan con el mimbre en verde. En el mercado lo podemos
obtener de las medidas y grosores que queramos.
Una vez obtenido el material tenemos que mojarlo para que se vuelva flexible, con dos
horas puede ser suficiente. Una vez mojado lo envolvemos en una manta para que el
material " sude" y poder conseguir mayor flexibilidad. A continuación seleccionamos las

varas para el fondo, la pared y el asa.

lunes, 20 de abril de 2015


Cestos moisés uno de mimbre natural y otro lacado en blanco. Son para un carpintero

viernes, 17 de abril de 2015

miércoles, 15 de abril de 2015

martes, 14 de abril de 2015

lunes, 13 de abril de 2015

Por motivos de un accidente laboral, he estado sin hacer nada durante 15 días. Ya estamos funcionando de nuevo. Gracias a todos


Moisés de mimbre para muñecos en color oscuro